Mister Darcy: el hombre perfecto creado por Jane Austen

Porque Colin Firth ha sido y siempre será el mejor Mr Darcy 
Jane Austen, la gran dama de la literatura inglesa, nos regaló algunas de las mejores obras de la literatura universal. Como sabéis, Orgullo y prejuicio, Sentido y sensibilidad, Emma, Mansfield Park, Persuasión y  Northanger Abbey son sus novelas más importantes.

Tras leer Orgullo y prejuicio por primera vez, Jane Austen se convirtió en mi escritora de época favorita. Poco después leí Emma y Sentido y Sensibilidad, con las que disfruté muchísimo, pero no tanto como con la historia de la magnífica Elizabeth Bennet. Con el tiempo he leído toda su obra y sigo manteniendo que es una de las mejores escritoras de la historia: sus personajes femeninos son famosos por su personalidad, su forma de recrear y sobre todo criticar la sociedad inglesa de la época es magnífica, las tramas de sus novelas enganchan, su prosa es sobresaliente, las historias de amor, incluso hoy en día, siguen erizando la piel por su sensibilidad y su pasión, hasta escribió una novela con tintes góticos para mofarse de la obsesión del público por ese género. Inteligente, elegante y crítica, Jane Austen, para mí, no tiene rival.

Si pudiera viajar en el tiempo, me encantaría conocer a Miss Austen, tomar un té con ella y dar un paseo por la verde campiña inglesa. Entre otras muchas cosas, una de las preguntas que le haría es: «¿Cómo es posible que el personaje que imaginaste y plasmaste en tu gran obra hace más doscientos años siga siendo en el siglo XXI el ideal de hombre perfecto?» Vale, quizá no lo sea no para todo el mundo, pero sí para millones de personas. 

Y es que, pasen los años que pasen, Mister Darcy seguirá siendo el hombre perfecto: inteligente, serio, generoso, elegante, responsable, disciplinado, cariñoso... irresistible.   
  



Jane, ¿por qué nos has hecho esto?

No hay comentarios

Subir